Dibujando un corazón.






Y suena el corazón como un caracol agrio, 
llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto 
esparcido en desgracias y olas desvencijadas: 
de lo sonoro el mar acusa 

sus sombras recostadas, sus amapolas verdes. 


Fragmento Barcarola, Pablo Neruda.
7 comentarios

Entradas populares